ONDAS DE CHOQUE EN CALCIFICACIONES TENDINOSAS

ONDAS DE CHOQUE EN CALCIFICACIONES TENDINOSAS

¿Qué es una calcificación tendinosa?

La calcificación es una lesión tendinosa relativamente frecuente, que es bastante molesta y de no tratarse de manera correcta puede llegar a ser muy limitante.
Se produce cuando el calcio se va depositando en algún tendón del cuerpo, generando un endurecimiento sobre un tejido que debe ser elástico.

Este proceso ocurre cuando cualquier tejido de nuestro cuerpo se lesiona produciendo éste una inflamación. El objetivo de la inflamación es limpiar la zona de los tejidos lesionados y promover que otras células puedan crear tejido nuevo.

El problema es que cuando un tejido se lesiona repetidas veces las células se desorganizan y no logran ni limpiar la zona ni establecer el nuevo tejido correctamente. De esta manera los tejidos que sustituyen al tejido lesionado son tejidos duros que no poseen buena resistencia y pueden lesionarse de nuevo.

Así es como el cuerpo responde depositando los cristales de calcio y al crear muchos se forma un hueso.

¿Cuáles son las causas de la calcificación tendinosa?

Son el resultado de inflamaciones crónicas.

Algunos de los factores predisponentes para sufrir este tipo de lesiones son:

  • – Microtraumatismos y sobrecargas mecánicas.
    – Envejecimiento de los tejidos con disminución del riego sanguíneo.
    – Alimentación inadecuada.
    – Problemas derivados de un mal funcionamiento del organismo.
    – Causas genéticas.

¿Dónde se localizan las más comunes?

  • – Manguito de los rotadores
    – Espolón calcáneo
    – Tendón de Aquiles
    – Epicóndilo del húmero

¿Cómo saber si tenemos una calcificación?

Se diagnostica a través de una radiografía o ecografía.

El dolor, inflamación e impotencia funcional son los principales síntomas. Normalmente en un inicio se diagnostican como tendinitis y se tratan como tal. Cuando se realizan las pruebas de imagen y se evidencian los signos radiológicos de depósitos de calcio en el tejido blando, es cuando se diagnostica como una calcificación y se realiza la valoración de un nuevo tratamiento para eliminarlas si es necesario.

En ocasiones, las calcificaciones pueden permanecer latentes y descubrirse al realizar una prueba de imagen por un motivo distinto, lo que nos indica que también se puede tener una calcificación y no tener ningún síntoma.

 

¿Qué son las ondas de choque?

Son ondas acústicas que llevan mucha energía a los puntos dolorosos y tejidos musculoesqueléticos con condiciones subagudas, subcrónicas y crónicas.

La energía promueve la regeneración y los procesos reparativos de los tendones, músculos y otros tejidos blandos. La energía cinética del proyectil, generada por el aire comprimido se transfiere al cabezal en el extremo del aplicador y se adentra en el tejido a través del gel que las transmite en una sola dirección.

¿Por qué realizar el tratamiento de ondas de choque en una calcificación tendinosa?

Porque obtendremos los siguientes beneficios:

  • – Reabsorción de los depósitos cálcicos recuperando la flexibilidad del tendón.
    – Efecto analgésico (disminución del dolor).
    – Disminución de inflamación crónica.
    – Estimulación de angiogénesis (creación de nuevos vasos sanguíneos).
    – Aumento de vascularización (mayor circulación).
    – Aumento de la producción de colágeno.
    – Disminución de la tensión muscular.
    – Regeneración tisular.

Las ventajas son:

  • – Terapia no invasiva.
    – Alivio rápido del dolor.
    – Mejor recuperación que después de una intervención quirúrgica.
    – 5 sesiones por semana.
    – 90% efectividad según la evidencia científica.

¿Cómo y con qué frecuencia se aplican las ondas de choque?

Bajo la aplicación de un especialista, el número de sesiones del tratamiento de ondas de choque radiales varía en función a la patología a tratar, pero generalmente se dan en ciclos de 5 sesiones. Las sesiones se realizan cada 5-7 días para que el tejido tenga tiempo de recuperarse. Se debe tener en cuenta que la regeneración completa del tejido no se producirá por completo hasta pasado al menos 60 días desde la última sesión, aunque el dolor se puede reducir e incluso eliminar mucho antes de este tiempo.

Pasados los 2 meses se podrá empezar otro ciclo para intentar llegar a mejoría completa.

Tras la primera sesión se explicarán ejercicios para que el paciente realice en casa y se deberán evitar medidas antiinflamatorias como hielo y antiinflamatorios que resten eficacia al tratamiento de las ondas de choque. La implicación del paciente para su recuperación es importante cuando aplicamos esta terapia.

En Clínica de Fisioterapia y Osteopatía Entremares contamos con la última tecnología en Ondas de Choque en Torrevieja.

Puedes consultarnos todas tus dudas sin compromiso en el teléfono 966702301

www.clinicaentremares.com

Verónica Aranda
Fisioterapeuta Especialista en Ondas de Choque en Clínica de Fisioterapia Entremares
Colegiada 2053

 

Deja una respuesta